Posadas, Apartamentos y Casas Vacacionales en Mochima, Cumana, Carupano y Costa de Paria. Alquiler de Yates y Veleros
Ver Apartamentos y Casas Vacacionales en Mochima, Cumana, Paria
Ver Hoteles y Posadas en Sucre
Ver Lanchas, Catamaranes, Yates y Veleros en Mochima y Paria


INFORMACION TURISTICA DEL ESTADO SUCRE

Sucre es uno de los Estados venezolanos con mayor potencial turístico. Abierto al Caribe por 750 Kilómetros de costa con playas realmente paradisíacas, aptas para el disfrute y para la practica de deportes náuticos, especialmente buceo y velerismo; 60 kms de majestuosos ríos; aguas termales y lodos medicinales de primera calidad. 

En Sucre hay hoteles para todos los gustos y preferencias, campamentos agro-turísticos y pequeñas posadas que el viajero encontrará repartidas por todo el territorio. Varias plantaciones de cacao, cuentan con encantadores alojamientos que permiten, además, asistir a todo el proceso tradicional de elaboración.

ATRACTIVOS TURÍSTICOS

En la entrada del Estado Sucre, abre sus puertas la impresionante población de los Altos de Sucre, imponente macizo montañoso desde donde se puede admirar una panorámica extasiante del Golfo de Santa Fe y del Parque Nacional Mochima. A diferencia del resto de la oferta turística del Estado Sucre, este poblado de montañas posee clima templado y espesa neblina. El paisaje está pleno de plantaciones de árboles frutales y florales de las más variadas especies.

La pintoresca población costera de Santa Fe, se caracteriza por poseer hermosas playas de blanca y fina arena y aguas cristalinas. Posadas, casas vacacionales, restaurantes de comidas típicas, paseos en bote por la costa, son algunos de los servicios turísticos disponibles.

Parque Nacional Mochima: Es uno de los ecosistemas más prístinos de Venezuela, ofrece inigualables paisajes submarinos, hermosas playas y ensenadas de incalculable valor escénico. Mochima dispone de numerosas ensenadas para fondear, como las Maritas, Playa Blanca, Manare, entre otras; donde es posible degustar los pescados y mariscos de la zona. De sus hermosos fondos marinos y coralinos, emergen islas e islotes con comunidades de manglares y gran diversidad de fauna. El área continental derrocha bosques de plantas tropicales y naturaleza virgen. Las iguanas, los pelícanos y los guacamayos son parte de la vida del parque, mientras en el mar los delfines saltan ante la vista del afortunado visitante; los aficionados al buceo, la navegación, la pesca, el senderismo, pueden disfrutar sin límites. 

El poblado de Mochima, ubicado a unos veinte minutos de la ciudad de Cumaná, es un pueblo de pescadores que en la actualidad, por el desarrollo de la actividad turística, cuenta con establecimientos de alojamiento, restaurantes y de un servicio de transporte terrestre y marítimo para recorrer el parque.

Cumaná, CIUDAD CAPITAL: Una de las ciudades más antiguas de esta tierra, llamada Primogénita de América porque fue el primer establecimiento fundado en el continente americano, habitada entonces por los indios Cumanagotos. Una real cédula autorizaba a Fray Pedro de Córdoba en 1513 a fundar una ciudad a orillas del río llamado entonces Cumaná, hoy Manzanares. Antes de dos años, los franciscanos habían ya levantado un convento y una iglesia, en la que se celebró la primera misa en tierra firme americana. El casco antiguo de Cumaná es una gran exhibición de arquitectura colonial española dominada por el Castillo San Antonio de la Eminencia y las ruinas del Fuerte Santa Maria de la Cabeza. En Cumaná nace Antonio José de Sucre, el “Gran Mariscal de Ayacucho”, uno de los protagonistas de la independencia de Venezuela. Cuenta con excelentes playas, entre las que destacan San Luis y los Bordones.

Al norte de Cumaná, accesible por mar, se encuentra la Península de Araya: Región de contrastes, zonas áridas, abundantes manglares, aves marinas, playas de gran amplitud y aguas cristalinas; ideales para la practica de deportes náuticos, resaltando condiciones extraordinarias para el velerismo y el windsurf, debido a la presencia, durante casi todo el año, de vientos cuya fuerza varía entre 25 y 120 nudos. En Araya se encuentra la laguna de sal y su refinería que procesa mas del 70% de la producción de este mineral en el país.

Saliendo de Cumana, hacia el sur del estado y a menos de una hora por carretera, atravesando las verdes colinas que encierran este hermoso valle donde la caña de azúcar es la protagonista, se encuentra una de las zonas más ricas en historia y cultura del estado Sucre, el Valle de Cumanacoa. 

Mariguitar y San Antonio del Golfo, bordeadas por el mar caribe, brindan a los visitantes numerosos balnearios; destacándose las aguas termales de Cachamaure o el Borbollón, único lugar en el mundo en el que es posible bañarse en el mar al mismo tiempo que con aguas termales.

Cariaco: Sede del primer congresillo de Venezuela en 1817. Posee la mayor concentración de aguas termales del Estado, algunas de ellas dotadas de instalaciones de alojamiento y recreación.

Carúpano: Lo primero que sorprende en Carúpano es la riqueza de sus aromas, se combinan el mar, el mamey, el sancocho con ají, el ron añejo, el puerto y las azucenas... es puerto privilegiado y centro estratégico entre las dos Penínsulas, Paria al este y Araya al oeste. Fundada en la Navidad de 1647, por el Obispo López de Haro, su primera construcción fue la iglesia de Santa Rosa de Lima, la santa patrona. Fue en esta ciudad donde Simón Bolívar decretó, exactamente 197 años después, la liberación de la esclavitud. Carúpano es un auténtico centro de la alegría, que estalla con mayor fuerza en sus carnavales, los más famosos del país. Está rodeada por acogedoras playas y mágicos parajes como Puerto Santo, Río Caribe, Playa Copei, Puerto Martínez, La Ensenada de Herman Vázquez, las playas Los Uveros y Patilla y las fuentes termales en Cariaco y Casanay.

Río Caribe: simpática y señorial ciudad, una de las más prósperas de Venezuela en otros tiempos, cuando el cacao era el principal producto de exportación. Todavía se conservan las suntuosas residencias de los “señores del cacao”, con sus damasquinos importados y lujosas albercas para los baños del mediodía. Está situada en una pintoresca ensenada. Es Puerto de cabotaje, nacional e internacional.
Ubicación: litoral norte de la península de Paria, en el mar Caribe. 

Parque Nacional de Paria: Superficie: 37.500 hectáreas. Es un macizo montañoso de relieve bajo y escarpe pendiente con majestuosos parajes marinos, los grandes desniveles muestran antiquísimas rocas de cuarcitas y calcáreas. La vertiente norte del parque, es una costa escarpada con acantilados, donde las montañas caen sobre la costa creando islas, ensenadas, playas y ríos que llegan al mar en hermosas cascadas y pozas de aguas transparentes en armoniosa sucesión. La mayor exhibición de playas soñadas que pueda imaginarse, cocoteros, arenas finísimas doradas, aguas de color turquesa; kilómetros de costa ideal para navegar, pescar, sumergirse. Grandes tortugas escogen estas playas para desovar. Bahías rodeadas de montes de vegetación tropical, “Churuatas” (cabañas de techos de palma, diseñadas para los indios) donde probar mariscos, Entre las playas más impactantes del lugar, y de toda Venezuela, está Playa Medina, un lugar verdaderamente privilegiado por su exuberante vegetación -inmensos cocoteros- el verdor de sus aguas y la suavidad de su arena. En Playa Medina hay alojamientos tipo cabañas, donde es posible disfrutar de la pesca recién sacada por los pescadores de la zona. La vertiente sur se caracteriza por ser un área plana, se ubican en ella pintorescos poblados coloniales y de pescadores, entre ellos el pueblo de Macuro el primer sitio de tierra firme del Continente Americano pisado por el Almirante Cristóbal Colon. En la parte baja del Golfo de Paria existe una región de manglares, con innumerable caños navegables, que puede ser aprovechada en el desarrollo del turismo de aventura. En este paraíso, todavía es posible encontrar bellezas naturales no exploradas. Güiria: Es el punto de embarque ideal para explorar los territorios del extremo oriental de la Península de Paria, incluyendo Macuro, el primer punto continental que conoció Colon, durante su tercer viaje en 1498. Su población es de origen antillano, se trata de uno de los más auténticos puertos pesqueros de toda Venezuela y quizás de América.

Parque Nacional Turuépano: 70.000 hectáreas localizadas en las llanuras deltaicas y cenagosas de Paria, tierra de la etnia aborigen “warao”. Sus principales paisajes son los manglares - una de las más extensas reservas de Venezuela - morichales, bosques, planicies cenagosas de relleno marino anegadas casi permanentemente. La excursión navegando entre los manglares, caños y canales, rodeados de aves exóticas y vegetación selvática de este parque, es una experiencia inolvidable. El viaje incluye degustaciones de deliciosas ostras de río, además de la convivencia con los pobladores originales de estas tierras, hábiles pescadores. La expedición puede llegar hasta Guariquen y observar los palafitos de los indios Guaraunos y degustar sabrosos bagres - peces de manglar- con arepas de maíz y ocumo chino. En las cercanías de Turuépano, se encuentran alojamientos en toda la costa sur de la península.