Alquiler de Apartamentos y Casas Vacacionales, Hoteles y Posadas en Higuerote y Rio Chico
Ver Alquiler de Apartamentos y Casas Vacacionales en Higuerote y Rio Chico
Ver Hoteles y Posadas en el Estado Miranda


INFORMACION TURISTICA DEL ESTADO MIRANDA

Ruta de Barlovento: Las playas de Higuerote son muy seguras, debido a que su fondo es llano y su oleaje suave. También son conocidas por los guacucos que se recolectan fácilmente en la arena. En el aeropuerto de Higuerote está una de las escuelas de paracaidismo más prestigiosas del país, los fines de semana ofrecen cursos básicos, especializados y tandem, salto en un paracaídas para dos personas, acompañado de un experto instructor. La escuela cuenta con sus propias avionetas. También se puede practicar el vuelo en ultraliviano sobre las costas de Higuerote. La ruta conduce a Carenero, uno de los principales puertos de Venezuela durante la Colonia; sus canales, en medio de manglares, constituyen un refugio para numerosas aves marinas y una variada fauna acuática. Allí se encuentran las playas de Buche y Los Totumos, dotadas de restaurantes y servicio de alquiler de toldos y botes para paseos en los manglares. Sus cristalinas aguas son recomendables para el submarinismo y el snorkeling, especialmente en el Farallón Centinela y Cabo Codera. Siguiendo por la costa, se llega a Puerto Francés, playa abierta en una hermosa bahía, antiguo refugio de piratas, excelente para la pesca artesanal, abundante en arrecife coralino y estrellas de Mar. Desde Puerto Francés, se puede contratar un paseo en bote hasta la famosa playa de Caracolito. 

Cabo Codera: Considerado como el mejor lugar de la región para el buceo, específicamente en el oeste de Punta Maspano, el cual alberga un arrecife coralino donde rompe el fuerte oleaje del sector, por lo que puede resultar un poco peligroso. El avistamiento de tiburones y peces martillo (prácticamente seguro al mediodía) e incluso tortugas marinas, se ha convertido en el principal atractivo de la zona.

Farallón Centinela: Es un islote rocoso, lejano, accesible solo por mar. La visibilidad promedio en sus aguas es de 45 m, contiene una abundancia excepcional de fauna y flora marina, se pueden conseguir peces de gran tamaño como tiburones y mantarrayas, también cardúmenes de pargo, cachamas, carites, entre otros y, con un poco de suerte, especialmente en los meses de noviembre, diciembre y enero, delfines y ballenas.
Ubicación: a 25 kilómetros al norte de Cabo Codera, Higuerote

Más al norte, encontramos a Chirimena, pequeña población costera con una hermosa playa de oleaje fuerte. Una de las poblaciones más atractivas de la costa de Barlovento para la práctica de deportes acuáticos, tales como el surf, pesca deportiva y sub-marina, que sumado a sus tradicionales toques de tambor, la consolidan como un destino turístico de interés. 

Otra zona de interés para submarinistas es el Bajo del Capitán, a poca distancia de Chirimena, que puede ser visitado por buzos novatos y turistas, por sus corrientes tranquilas y la abundancia de peces grandes.

Desde Higuerote también se pueden visitar los pueblos de Curiepe, Birongo, Capaya y conocer la cueva Alfredo Jahn. Para llegar allí se atraviesan plantaciones de cacao, café y aguacate y una espesa vegetación, predominando el roso blanco, árbol emblemático del estado Miranda, la rosa de montaña y otras llamativas flores. El pueblo de Birongo es famoso por la practica de ritos afro-caribeños.

Pueblo de Curiepe: Perteneciente a la época Colonial - Siglo XVIII –1721. Pequeño pueblo barloventeño, famoso por sus fiestas tradicionales de tambor, especialmente durante las fiestas de San Juan (23 al 25 de junio) y los velorios de Cruz de Mayo (3 de mayo), Los Tambores de Curiepe gozan de fama nacional e internacional. El pueblo conserva muchas casas tradicionales, algunas de ellas de interés especial, así como unas ruinas que se consideran en el pueblo como las de "la iglesia vieja de la época de la Guipuzcoana". Una de las casas más pintorescas, es la Casa La Sabana, cuyos peldaños gastados y las muescas en puertas y ventanas cuentan historias de tiempos pasados. Otro sitio que no puede dejar de ser visitado es el Museo Lino Blanco, el cual alberga una muestra de la cultura popular de Barlovento. 

Cueva Alfredo Jahn: Monumento Natural. Su nombre hace honor a quien desde finales del siglo XIX y hasta 1935 realizó importantes aportes a la ciencia en Venezuela. La cueva, con mas de 4 kilómetros de desarrollo, es la segunda caverna más larga del país y logra un desnivel o profundidad máxima de 67 metros. Un curso de agua nace en su interior y recorre las galerías y salones de majestuosa belleza, entre los que se destaca el Salón de la Lluvia, donde un aguacero subterráneo indica el principal sitio de entrada del agua de la cueva. También se encuentran curiosas formaciones rocosas como El Chaguaramo, ubicada en el medio de la cueva, formada por la unión de una estalagmita y una estalactita, impresionantemente parecida a esa palma. Su interior esta habitado por animales que carecen de vista y sobreviven gracias a su desarrollado sentido del tacto, que se evidencian en sus largas patas y antenas. En el exterior, un exuberante bosque tropical húmedo, resguarda las 15 entradas de la cueva. La rosa de montaña destaca entre la vegetación, por ser una flor roja del tamaño de la cabeza de un niño, que resalta entre el verde follaje. Debido a que el ecosistema de la cueva es muy frágil y que es muy fácil perderse en su interior, es necesario visitarla en compañía de un guía experto (puede ser contratado en la entrada de la cueva) y con el equipo adecuado. 
Acceso: La cueva se encuentra a solo 2 horas de Caracas por lo que se ofrecen excursiones de un día, desde esa ciudad. Desde Birongo, en vehículo de doble tracción, se llega al sitio desde donde se inicia la caminata hasta la boca número 6 que es la entrada principal. 
Ubicación: en las afueras de Birongo, cerca del poblado de Curiepe. 

Capaya: Es uno de los pueblos más antiguos de Barlovento: finales del siglo XVII. Es un pequeño pueblo cacaotero, situado a orillas del río Marasma -de Capaya-, en un hermoso valle. El Río Capaya es un lugar de interés para quienes se acercan al pueblo, pues a lo largo de su recorrido, este curso de agua ofrece refrescantes pozas donde darse un baño. La Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Iniestra es "Monumento Histórico Nacional" desde 1960. Conserva su estructura urbana y muchas de sus casas tradicionales. 

Ruinas de la Casona de la Hacienda Palacios: En La Hacienda de Palacios se dice que nació Bolívar; fue centro cacaotero y de esclavitud. Se encuentra dentro de los actuales parcelamientos del Instituto Agrario Nacional.
Ubicación: inmediaciones de Capaya, entre Tacarigüita y Las Morochas.

La otra ruta que nos ofrece Barlovento conduce desde la encrucijada de Tacarigua de Mamporal hacia Río Chico, San José y Tacarigua de la Laguna. En un segmento de esta vía, sobre la carretera a la salida de Tacarigua de Mamporal, las copas de los árboles se tocan, formando un túnel vegetal continuo a lo largo de 3 kilómetros, ofreciendo una agradable sombra al viajero.

Río Chico: En este poblado se establecieron durante la Colonia muchos dueños de haciendas llamados popularmente “Grandes Cacao”. Para el año de 1841 la villa de Río Chico era cabecera de un amplio cantón. Codazzi la describía de la siguiente manera: "La frondosidad de los terrenos que se cultivan en este cantón, su aproximación a la mar, en cuyas costas pueden ondear buques; su cercanía a la laguna de Tacarigua, riquísima en peces, casi en la boca del río Paparo por donde pasan las producciones del territorio de Caucagua, en el camino que va a Barcelona por la costa, y los muchos terrenos vírgenes y fértiles que encierra, hacen que el punto de Río Chico sea interesante para la agricultura y el comercio." Debido a su lento crecimiento, Río Chico ha conservado mucho de su patrimonio construido, heredado fundamentalmente del siglo XIX, época de mayor auge del pueblo. Algunas de las casas solariegas, de celosía y ancho patio, aun están en pie y han sido restauradas para albergar a diferentes instituciones culturales como la Biblioteca Simón Rodríguez y el Taller de Arte Vicente Emilio Sojo. También se pueden apreciar fachadas de las casas más ricas de entonces y algunas edificaciones ferroviarias. Entre sus sitios de interés podemos citar la Iglesia Nuestra Señora de Las Mercedes, hermosa iglesia blanca de tres naves, en donde aun se puede apreciar su campanario original. Los Canales de Río Chico, rodeados de vistosos edificios de apartamentos y hoteles, son un lugar de gran atractivo para la practica de esquí acuático. 
Ubicación: a unos 45 km. de Higuerote. 

Desde Río Chico, la carretera conduce hasta la playa y el pueblo de Tacarigua de la Laguna, cuyos habitantes deben su principal fuente de sustento a la pesca artesanal que se realiza en la laguna, protegida como parque nacional desde 1974. 

Parque Nacional Laguna de Tacarigua: 39.100 hectáreas que incluyen importantes ambientes naturales como la laguna, los bosques secos y de manglar, la playa arenosa y el área marina. La laguna constituye una hermosa albufera, producto de la formación de una barrera litoral o restinga que la separa del Mar Caribe. Una alta productividad ictiológica y hermosos paisajes realzan con su colorido el potencial de la laguna para el turismo y el esparcimiento, es uno de los mejores lugares del mundo para la pesca de especies como el róbalo, el sábalo y el bagre aguatero, se practica durante casi todo el año y requiere de un permiso especial de INPARQUES. Mar adentro, el parque protege numerosas especies marinas como peces, delfines y aves. La Laguna de Tacarigua es un refugio de vida silvestre de relevancia mundial, lo que le ha valido la designación como área RAMSAR, dentro del Convenio Internacional para la Conservación de Humedales de Importancia para las Aves. En los paseos en bote, se puede admirar la diversa avifauna que albergan los manglares en sus copas como pelícanos, garzas paletas, cotúas, garzas blancas y corocoras. Los flamencos forman bandadas enormes y habitan principalmente en el delta lagunar del río Guapo, mientras el águila pescadora, un visitante migratorio, sobrevuela el espejo de agua de la laguna en busca de peces; las corocoras o ibis escarlata, frecuentemente en bandadas por toda la laguna; la garza morena y la cotúa, en las zonas más profundas donde se sumergen para pescar. Entre las raíces del manglar abundan cangrejos y róbalos, que junto a lebranches y lisas contribuyen a mantener una importante población de caimán de la costa. El cordón arenoso que separa la laguna del mar es un sitio paradisíaco para realizar actividades de balneario en una hermosa playa sombreada por gran cantidad de cocales y uvas de playa, pero durante la época de desove, la barra se convierte en una zona de protección para las tortugas marinas y sus nidos. La vegetación de manglar es predominante, mangle rojo, mangle negro, mangle blanco y mangle botoncillo.